Gulas patatas paja y huevos de codorniz

Gulas, patatas paja y huevos de codorniz

Puede ser un aperitivo para compartir, o un plato individual, sólo hay que variar las cantidades. He pretendido que fuera un plato divertido, para una cena o un picoteo entre amigos, de ahí los huevos en miniatura y las patatas paja, las variaciones a vuestro gusto.

Como sugerencia y sin que sirva de precedente, me permito aconsejaros que leáis la receta hasta el final, os puede ser de utilidad, al menos a los más nuevos en estas cosas, los más experimentados ya se que no les hace falta. 

Ingredientes para 4 personas:

  • 12 huevos de codorniz
  • 200 grs de gulas
  • 300 grs. de patatas
  • 3 ajos, 1 guindilla cayena
  • 4 rebanadas de pan
  • Aceite, sal y pimienta molida

Elaboración:

Este plato hay que hacerlo todo casi al mismo tiempo, para que las patatas se mantengan crujientes, no se nos pasen las gulas, y los picatostes estén en su punto, en fin, que no nos vendría mal tener 6 manos, eso es imposible, pero lo que si podemos hacer es tenerlo todo preparado.

Partimos los ajos en láminas y los reservamos, junto con la cayena.

Pelamos y partimos las patatas en tiras paja (primero en aros muy finos y a continuación en bastoncitos, ya se que lo sabéis, pero porsiaca) las reservamos en un bol con agua salada.

Abrimos los paquetes de gulas (fácil) y las sazonamos con un poco de sal y pimienta, y a la reserva.

Los huevos de codorniz, la mayoría de la gente los abre como si fueran de gallina, error, de esta forma es más fácil que se rompan, incluso que les vaya alguna brizna de cáscara incorporada, lo mejor es con un cuchillo de cocina, de esos que los cocineros llaman puntilla, bien afilado, hacer un corte en la parte superior más ancha, les quitáis una especie de sombrerito y por ahí sale la yema. Probad y veréis que es fácil. Yo suelo abrirlos de 4 en cuatro, que es como los frío, pero de momento se quedan en la reserva.

Ponemos al fuego una sartén con abundante aceite para freír las patatas. Y otra sartén anti-adherente con aceite para freír los huevos, las gulas y las tostadas. ¿Os dais cuenta que poquitos cacharros manchamos?

Sacamos las patatas del bol, las escurrimos bien y las secamos, como ya estará el aceite caliente las vamos echando en pequeñas cantidades, las sacamos escurrimos y sazonamos con sal, las vamos colocando a modo de montaña en una fuente de servir, así hasta terminar con las patatas.

Mientras, hemos ido friendo los huevos y una vez escurridos, los vamos colocando alrededor de las patatas.

En la misma sartén de los huevos freímos los ajos y la guindilla, y antes de que se doren, incorporamos las gulas, con 1 minuto removiéndolas será suficiente, las escurrimos y las colocamos sobre la patatas.

Echamos un poco más de aceite en la sartén y freímos las rebanadas de pan, una vez escurridas las colocamos en la fuente de servir y a comer que se queda frío.

Se que los huevos se pueden poner mucho más bonitos, recortando las puntillas y dejando lo justo de la clara, ya me conocéis, son para comer en casa, aunque sea un día de lujo, y yo no tiro nada, si tienen puntillas, con puntillas

Sugerencias útiles:

Mi probador oficial, Perico, me dice que un poco de alioli en el fondo, pensando en las patatas, no le vendría nada mal, ahí queda la sugerencia, a mi ya no me da tiempo, quiero que salga para estos días navideños y me quedan aún algunos platos por probar. Así que, si lo hacéis, ya me diréis como resulta.

Sobre Las comiditas de mami

Quizás te interese

huevos sin aceite

Huevos sin aceite

Aprender a cocinar huevos sin aceite no es difícil. No tienes que ser un experto …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *