Pizza fitness

Aunque la pizza es, en definitiva, la comida favorita de muchos, también sabemos que incluyen grasas las cuales no estamos tan a gusto de añadirlas a nuestro cuerpo siempre. Por ello, y en caso de que quieran comer pizza con más regularidad pero sin sacrificar el sabor inigualable de esta receta, no se pierdan estas ideas para hacer pizza fitness.

pizza fitness

Aunque tiene origen italiano, en todos los lugares del mundo se ha tomado como propia. Las versiones de esta receta han llegado tener variantes en donde incluso se colocan frutas como la piña, para un resultado más tropical. También pueden colocárseles setas, carnes de todo tipo, y verduras mixtas, incluso berenjena y calabacín. Combinar todos esos sabores, es una de las cosas más atractivas de la pizza, ya que siempre puede saber diferente.

Sin embargo, no solo se puede jugar con el topping de la misma, sino también con su masa. De esta manera, y probando alternativas diferentes, se descubrió que no solo las harinas pueden formar una masa moldeable para hacer pizza. Gracias a ello, y al descubrimiento de que con verduras e ingredientes saludables igual puede conseguirse un sabor exquisito; pero más bajo en calorías, se inventó la pizza fitness.

Considerando que puede ser un poco complicado conseguir algún restaurante que haga pizzas bajo estos parámetros, nada mejor que realizarla en casa. Ello también nos garantizará que los productos sean todo lo orgánicos y saludable que estamos buscando. Entonces… ¡Manos a la obra!

Pizza de coliflor fitness

La masa de la pizza se puede crear con coliflor… ¡Así como leen! Requiere de un proceso especial, pero realmente vale la pena. Esto, porque además de que dejamos totalmente de lado las harinas (y los carbohidratos que estas traen); también es un alimento apto para quienes tienen una dieta Keto ¿Qué tal? Por ello y si ustedes lo son o tienen amigos que mantienen una alimentación como esta, no duden en compartirles esta receta… ¡La pizza es accesible para todos!

Ingredientes

  • 1 coliflor pequeña.
  • 150 gramos de queso mozarela rallado.
  • Pasta de tomate.
  • 1 huevo.
  • Setas.
  • 1 pimentón rojo.
  • 1 cebolla.
  • Orégano.
  • Sal y pimienta.

Preparación

Mientras nos encargamos de esta receta, el horno debe estarse precalentando a 180°. Entonces, y con el horno encendido, empezamos con el primer paso de la receta.

Corten el tallo de la coliflor, y con ayuda de un rallo, pulvericen la verdura. Con todo totalmente desgranado, colóquenlo bien extendido en un recipiente y cocinen en el microondas por unos 10 minutos a la máxima potencia. De no tener micro, pueden utilizar el horno por el mismo tiempo. Saquen la bandeja con guantes para no quemarse al cumplir el lapso.

Luego, encárguense de eliminar el agua que pueda tener la verdura, hasta que haya quedado totalmente seco, como si fuese arroz. El paso siguiente es mezclar con el huevo, y amasar muy bien hasta que quede una consistencia densa. Añadan una pizca de sal, para irle dando sabor a la masa.

Cuando esté todo bien integrado, se extiende en una bandeja redonda para horno. Procuren que quede lo más uniforme posible, porque ya se irá moldeando para el resultado final. Entonces y luego de que hayan hecho lo anterior, se coloca al horno por 20 minutos; con motivo de que el coliflor se vaya cosiendo.

Al sacar la bandeja del horno, esperen un poco a que se enfríe. Luego, se anexará abundante pasta de tomate que pueden comprar en el súper, o hacer en casa para evitar los conservantes. Seguirán las setas, el pimentón y la cebolla picadas en julianas. También, se rocía el orégano, una pizca de pimienta y mucho queso.

La bandeja debe volver al horno, de igual manera en 180°, pero esta vez para gratinar el queso y que se cosan las verduras un poco. El resultado es sensacional, y sin sacrificar la dieta. Verán que el coliflor se mantiene bien compacto mientras comemos la pizza, y el sabor es exquisito.

Masa de pizza fitness

Una masa fitness es aquella que es natural, hecha en casa, sin conservantes ni añadidos; o también una que es elaborada no con harina de trigo, sino con harina de garbanzos, de avena, e incluso de almendras.

Todas estas alternativas son formas menos calóricas de obtener harina totalmente en polvo. Además, no tienen gluten y por tanto, pueden ser consumibles por todos aquellos que sean alérgicos.

Otra de sus ventajas, es que pueden lograrse desde casa, o comprarlas en sitios saludables o veganos. Son de igual forma accesibles, y traen sus instrucciones para que puedan conseguir el punto perfecto que están buscando.

La preparación de la pizza se simplificará, porque no deben colocarla al horno una primera vez; sino simplemente amasarla, colocarla en la bandeja, añadir sus verduras favoritas y hornear hasta gratinar.

Sobre Las Comiditas De Mami

Quizás te interese

Galletas sin huevo

Considerando la diversidad de alimentaciones y dietas, la cocina ha experimentado hasta encontrar alternativas que …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *