Rodaballo al horno tradicional

Rodaballo al horno tradicional

El rodaballo es un pescado gelatinoso que lo podemos encontrar en su versión salvaje, casi intocable y de criadero un poco, pero sólo un poco, más llevadero. 

Alguna vez que he viajado a Galicia y se me ha ocurrido pasarme por algún mercado, he observado que allí se compra el rodaballo de la ría como si tal cosa, y los precios a pesar de estar allí mismo yo los he visto carísimos. Será el nivel de vida.  

Ingredientes para 4 personas

  • 1 rodaballo hermoso
  • 1 cebollas morada
  • 2 ajos
  • 1 vaso de vino blanco
  • 1 vaso de caldo de pescado
  • 1 rama de eneldo
  • 2 limones
  • 2 patatas
  • 4 tomatitos pequeños
  • Aceite, sal y pimienta

Elaboración

Pedimos al pescadero que nos haga rodajas a todo lo ancho del animal y que nos deje la cabeza y la cola para un caldo. Lo congelamos como mandan los cánones por lo del anisakis y posteriormente lo descongelamos dentro de la nevera hasta el momento de cocinarlo.

Precalentamos el horno a 180º calor arriba y abajo.

Salpimentamos el rodaballo.

Picamos la cebolla en juliana y la ponemos a pochar en una sartén con un poco de aceite y sal, incorporamos los ajos majados en el mortero y el perejil bien picado, diluidos en el vaso de vino. Cuando haya evaporado el alcohol, añadimos el vaso de caldo de pescado (puede ser de la propia cabeza del rodaballo cocida previamente. Imaginación al poder!) y lo reservamos.

Cortamos las patatas en rodajas finas, como de 1 dedo de grosor, claro que hay muchos tamaños de dedos, pues mejor un dedito, las salpimentamos y las rociamos con un poco de aceite, las colocamos en la fuente del horno y dejamos que se hagan durante unos 15 minutos.

Sacamos las patatas del horno y colocamos encima el pescado salpimentado, ponemos unos tomatitos, no muy grandes, cortados y rociados con una gotas de aceite y sal.

Si tenemos albahaca fresca espolvoreamos con ella los tomates y hacemos lo mismo con el rodaballo, pero éste con un poco de eneldo y una hoja de laurel. Lo metemos al horno precalentado unos 5/8 minutos, ya ha cogido calor, lo sacamos del horno y lo rociamos con la salsa que ya tenemos preparada.  Volvemos a meter al horno, el pescado no tendrá en total más de 15 minutos de calor y 5 minutos de reposo.

Distribuimos el limón de la forma que más nos guste pero tocando todas las partes del bicho.

Pasado el tiempo ya lo podemos comer.

Perdonadme que sea tan pesada, pero si nos gustan los pescados en su punto, debemos ser muy cuidadosos con los tiempos de cocción.

Sobre Las comiditas de mami

Quizás te interese

arroz con pollo

Arroz con pollo

Deliciosos muslos de pollo preparados, cubiertos con un maravilloso aliño, calentados sobre un delicado arroz …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *