Falso changurro el aperitivo de moda

Falso changurro, el aperitivo de moda

Ingredientes para un picoteo:

  • 4 cucharadas de salsa mayonesa (casera o comprada, da lo mismo)
  • 6 palitos de cangrejo 
  • 3 anchoas de la mejor calidad 
  • 1 lata de mejillones al natural

Elaboración

Batir la mayonesa, las anchoas y los mejillones en un vaso, a continuación incorporar los palitos de cangrejo, batirlos un poco menos para que quede algún resto del color rojo de los palitos que simule los trocitos de coral del bicho imitado.

La consistencia final debe ser como una pomada y NO ECHAR SAL, ya la llevan las anchoas, mejillones y los palitos.

Acompañarlo con biscotes, galletitas de coctel o pan para mojar.

Una presentación bonita es en una cabeza de centollo, pero también nos valen unas conchas de vieira o simplemente unos platitos monos. Y si tenemos la feliz idea de extenderlo sobre tostadas nos vale cualquier fuente que tengamos a mano, con un lecho de lechuga súper seca partida en juliana.

Centollo/Changurro relleno, el de verdad

En los últimos tiempos, tanto el centollo como el buey de mar, tienen muchas imitaciones, en forma de patés, cremas, etc., y la verdad es que algunas están bien conseguidas, aunque ya sabéis eso de que la realidad siempre supera a la ficción, y un buen centollo preparado como os lo voy a pasar a continuación, no tiene nada que ver con cualquier imitación. 

Ingredientes para un aperitivo de 4 o 6 personas:

  • 1 centollo de 1kg., si puede ser gallego, que os voy a contar.
  • 250 gramos de gambas crudas
  • 2 cachetes de rape (50 grs. aproximadamente)
  • 1 huevo duro
  • 2 cucharadas de mayonesa hecha en casa, pero no uséis limón ni vinagre, sólo un poco de sal.
  • 3 chalotas

Vino blanco, si tenemos un albariño, tocaremos el cielo con las manos, pero podemos poner otro que tengamos en casa, pero que sea bueno ehhh!!!. (Yo suelo usar un Verdejo de Rueda y de paso hago patria).

Elaboración:

Me encanta este aperitivo porque es lo que es, pero también porque lo puedo dejar preparado con antelación y montarlo en un pispas y sin despeinarme, como se dice ahora.

Compramos nuestro centollo y comprobamos que está todavía vivo, y si os pasa lo que a mí que los bichos que se mueven me dan verdadero pánico, os buscáis un guardaespaldas y que no se mueva de la cocina mientras acecha el peligro.

Ponemos al fuego una olla con agua de mar (la venden en el súper), en cantidad suficiente para que cubra completamente el bicho, echamos 1 hoja de laurel y lo llevamos a ebullición.

Una vez que el agua borbotee, que vuestro guardaespaldas coja el animalito y lo meta en la olla patas arriba, el agua dejará de cocer, esperamos que empiece de nuevo, y a partir de ese momento contamos 7 minutos de cocción por cada kilo de peso.

Pasado este tiempo, apagamos el fuego y, aquí llega un verdadero dilema, porque unos le dan un susto de muerte introduciéndolo en agua helada y otros lo dejan enfriar fuera del agua envuelto en un paño de cocina. Os voy a decir cómo lo hago yo que, hasta la fecha me ha dado buenos resultados:

Quito 2 minutos al tiempo de cocción es decir, lo dejo en 5 minutos por cada kilo de peso y una vez cocido lo dejo en la misma olla con su agua, en un ambiente fresco hasta que atempere.

Ya está templado, saco el bicho de la olla y lo dejo escurrir, a continuación separo las patas, separo el caparazón y retiro los filamentos con los que respira y la telilla interior que recubre el caparazón.

Ahora, sin prisas, sacamos toda la carne, el coral, las huevas, etc. lo vamos poniendo en un bol. Procurando que no lleve ni una brizna de caparazón.

Ponemos al fuego una sartén con un poco de aceite y cuando humee echamos el rape y lo planchamos unos momentos, lo enfriamos y picamos muy finamente.

Pelamos las gambas, y las pasamos ligeramente, por la sartén con una cucharada de aceite, cuando el calor nos lo permita, las partimos en trozos muy menudos y, las echamos en el bol con la carne del centollo y el rape.

Ponemos las cabezas de las gambas en la misma sartén y echamos dos cucharadas más de aceite, las freímos y aplastamos para que suelten bien el jugo, las ponemos en un colador para que escurran, será muy poquito el aceite conseguido, pero suficiente. Lo reservamos.

Pelamos las chalotas las partimos en trozos súper pequeñísimos y las incorporamos al bol.

Partimos el huevo duro y lo incorporamos con todo lo demás, comprobamos como va de sal y rectificamos si es necesario.(Yo suelo partirlo con ayuda de 2 coladores, uno dentro de otro y aplastando el huevo, os saldrá un picadillo muy menudo).

Rociamos todo esto con el vino blanco, pero cuidado con pasarse, echar de poco en poco e ir probando, no queremos que el vino se coma el sabor del marisco.

A continuación, aromatizamos la mayonesa con una cucharadita del aceite de las gambas, lo mezclamos bien y probamos como está de sal y de este sazonador que hemos improvisado, Si está a nuestro gusto, lo añadimos al resto de los ingredientes y os digo lo mismo que con el vino, sólo queremos que los ligue un poco.

Como supongo que habéis guardado la cabeza del centollo, la rellenáis con esta mezcla y la dejamos en un lugar fresco y tapada hasta el momento de llevarlo a la mesa.

Antes de sacarlo a la mesa dad unos golpes a las patas para facilitar su consumo, o sacad las pinzas de marisco, con esto contribuimos a evitar visitas al dentista.

Sugerencias útiles:

El rape lo podéis poner cocido, pero creo que a la plancha da mejor gusto.

ES IMPORTANTE:

Que no se nos escape ni una pizca de caparazón.

Que no destaque el sabor del vino

Que no os quede hecho una pasta, a no ser que queráis una pasta, para lo cual lo tendréis que picar más intensamente todos los ingredientes, incluso pasarlos por la minipimer, pero en el caso de éste que nos ocupa no queremos un paté, queremos distinguir perfectamente todos los ingredientes, pero mezclados de una forma armoniosa.

Lo podemos tomar directamente del caparazón, ayudados por unas galletitas saladas que no tengan demasiado sabor ó, si lo encontráis, pan cristal, que es bastante insípido y nos deja disfrutar de los intensos pero suaves sabores de nuestro bicho.

Yo como ya os he contado soy cervecera y así es como lo tomo, pero un vino blanco bueno bien fresquito dicen los que entienden que Puaffff. A ser posible el mismo vino que hayáis utilizado en la preparación.

¡!A disfrutar!!

Sobre Las comiditas de mami

Quizás te interese

receta de gumbo

Receta gumbo

Contenido de la receta Receta gumboIngredientes para 2 personasTiempo de preparación y dificultadPreparación Receta gumbo …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *