Bizcocho de calabaza

Con la llegada del otoño comienzan a sentirse las vísperas de navidad, y junto con ellas antojos por degustar los platillos típicos de esta estación. Uno de ellos son los pasteles de calabaza, los cuales lideran la lista de los postres que no pueden faltar en la mesa para las celebraciones que se acercan.

Tienen adjunto un sentimiento de unión, tiempo de calidad con la familia, y seguramente, muchos recuerdos de la infancia. Es por ello que, nunca pasa de moda en las cenas de casa.

Puede que no nos sepamos con exactitud la receta de la abuela y, definitivamente, no queremos correr el riesgo de que pierda el sabor de costumbre. Por eso, acá venimos a enseñarles las 2 mejores formas de hacer un bizcocho de calabaza, para que quede como hecho por mamá. ¡Hay para todos los gustos!

La receta clásica

Una de las cosas que ha conquistado al público referente a este tipo de pastel, es su carácter orgánico: ¡La mayoría de lo utilizado es natural! Disminuye tanto los productos procesados que se utilizan, que implica un consumo para casi todo público, sin importar su régimen alimenticio.

Además, la calabaza puede prepararse a modo de que el bizcocho resulte jugoso y cremoso, o más bien seco y esponjoso. Empero de las opciones, la primera forma conserva más fielmente el sabor casero que queremos replicar con esta receta, para poder acompañar desayunos, tardes de juego, o cenas festivas.

Les aseguramos que es muy fácil de preparar, y por sobre todas las cosas, rápido: En cosa de 45 minutos tendrán listo su pastel. Entonces… ¡Manos a la obra!

bizcocho de calabaza

Ingredientes

  • 300 gramos de calabaza sin piel, y totalmente limpia de sus semillas.
  • 4 huevos de buen tamaño.
  • 250 gramos de azúcar o cualquier edulcorante utilizado para hacerlo más fitness.
  • 75 mililitros de aceite de oliva, el cual debe ser extra virgen.
  • 300 gramos de harina de trigo leudante.
  • 16 gramos de levadura o polvo para hornear.
  • Canela molida al gusto.
  • 2 o 3 cucharadas de nueces ralladas.
  • Azúcar glass para adornar el bizcocho luego de que esté listo.

La preparación perfecta para un bizcocho delicioso

Lo principal resultará limpiar la calabaza en cuestión que vamos a utilizar. Partirla en dos ayudará a manejarla mejor para poder retirarle la piel cuidadosamente. Seguido de eso se le despoja de las semillas hasta que queden dos piezas totalmente limpias.

Se seleccionan los 300 gramos necesarios de calabaza y se rallan. Mientras cumplimos con los demás pasos, conservamos la calabaza desmenuzada en algún recipiente hermético.

Tomaremos un bol, y batiremos los huevos y el azúcar o edulcorante, hasta que se haga una mezcla homogénea. ¿Cuándo están listos los huevos? Lo sabremos porque se tornarán en un color amarillo muy claro, aumentarán considerablemente el volumen, y tendrán espuma.

Cuando los huevos ya estén integrados con el azúcar, se le agregará el aceite en un hilo pequeño, simultáneamente se sigue batiendo la mezcla hasta que todo se integre.

Siguiente de esto, se vierten los productos en polvo: la harina, el polvo para hornear y la canela. Recordemos que no podemos dejar de batir para evitar grumos.

Por último, se agrega la calabaza rallada y las nueces. Resta seguir batiendo todos los ingredientes hasta alcanzar una textura compacta y espesa.

Para finalizar el proceso, tendremos que verter la preparación en el molde escogido, que podrá ser más alto, alargado, cuadrado o redondo, según sus preferencias: ¡De todas formas funciona!

¿Cómo debe hornearse?

A modo de garantizar una cocción adecuada, el horno debe estar previamente caliente, y cocinar a 180° por 30 o 35 minutos la mezcla. Para cerciorarse de que el bizcocho esté listo, cumplida la media hora exacta introduciremos un cuchillo en alguna parte del pastel, si sale totalmente limpio es que ya está cocido por completo. En caso de que el cuchillo esté un poco manchado significa que necesitará esos 5 minutos más.

Luego de lo anterior, adornar la superficie con azúcar glass será la cereza del pastel, literalmente… Ya solo restaría esperar a que se enfríe para degustar esta delicia otoñal con los que más amas.

Bizcocho de calabaza y cacao

En caso de que queramos variar un poco la receta, o conquistar el paladar de los niños, una opción que incluya chocolate será irresistible… ¿Compatibles la calabaza y el cacao? ¡Totalmente!

También, aprovecharemos de proponerles otra técnica para que empleen la que más se ajuste a sus gustos, o prueben ambas y decidan su favorita. ¡Les aseguramos que este bizcocho es exquisito!

Ingredientes

  • 400 gramos de calabaza ya cocida.
  • 3 huevos grandes.
  • 180 gramos de azúcar refinada, morena, o cualquier edulcorante de su preferencia.
  • 170 mililitros de aceite de girasol, o aceite de oliva.
  • 210 gramos de harina de trigo leudante.
  • 40 gramos de cacao totalmente puro.
  • 16 gramos de polvo para hornear o levadura.
  • Almendras, maní, o chispas de chocolate en la cantidad deseada.
  • Azúcar glass para espolvorearle al bizcocho listo.

¿Cómo debe hacerse el bizcocho con chocolate?

En este caso, y para garantizar mejor compenetración con el cacao, se utiliza la calabaza cocida. Por ello, no solo deberemos limpiarla, sino también sancocharla hasta que esté bien cocida.

En esta receta tendremos que triturarla para alcanzar una papilla sin grumos. Lo siguiente será agregar el aceite y batir hasta que todo se compacte y la mezcla quede menos espesa que como estaba inicialmente la calabaza triturada.

Los huevos se van a batir en el bol donde ya se encuentra la preparación de calabaza y aceite, por lo que lo recomendable es integrar los huevos y luego colocar el azúcar. Batir todo muy bien es la clave.

La harina, el cacao y la levadura se agregarán en un colador para tamizar los ingredientes en polvo, a modo de verterla paulatinamente mientras se sigue batiendo.

Por último, agregue lo que haya elegido para anexarle un toque especial al bizcocho de calabaza, ya sea almendras, trozos de chocolate u otros.

¡Al horno!

De igual forma la cocción se realiza a 180° por un tiempo de 30 o 35 minutos, asegurándonos siempre de analizar la cocción cuando hayan cumplido los 30 minutos o estén por cumplirse. Será importante no abrir el horno hasta después de los 25 minutos para no detener el crecimiento del pastel y que se esponje lo suficiente. ¡El azúcar glass no podrá faltar!

Sobre Las comiditas de mami

Quizás te interese

Magdalenas Caseras

Magdalenas caseras

Algo que nos ocupa muy constantemente, es contar con algún postre con el cual podamos …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *