Langostinos en ajoblanco

Langostinos a la plancha con ajilimoji

La primera vez que he visto un langostino saltando en el mostrador, fue el día que compré estos y casi no me lo creía, me tuvo que asegurar la pescadera que esto ocurre con alguna frecuencia, yo no lo he vuelto a ver. La euforia se me pasó pronto, a casa llegaron dormiditos,  y también hay que congelarlos.

Podemos distinguir entre langostino tigre o langostino blanco, ambos tienen un valor nutritivo muy alto y son sanos, aunque cuidado con el colesterol. Los más apreciados son los tigre, también son un poco más caros.

Tenemos la costumbre de comerlos acompañando a algún guiso o como aperitivo, pero sus posibilidades culinarias son muchas.

Ingredientes para un aperitivo:

  • 12 langostinos, cuanto mejor, mejor.
  • 1 ajo hermoso
  • Unas ramitas de perejil
  • 1 vasito de aceite, sal fina (para el ajilimoji)
  • ½ vasito de vinagre, molinillo de pimienta negra
  • Sal gorda (para la plancha)

Elaboración:

Pelamos el ajo, lo aplastamos y partimos en trozos muy menudos, lo ponemos en un bol, a continuación echamos el aceite,  el vinagre, sal fina y un poco de pimienta negra molida, lo mezclamos todo bien y lo reservamos.

Ponemos una plancha al fuego y cuando esté muy caliente la pincelamos con un poco de aceite y sal gorda en el fondo de la misma, colocamos encima los langostinos y los rociamos con una parte de la mezcla del bol y un poco de sal gorda.

Damos la vuelta a los langostinos y hacemos lo mismo, cuando hayan cambiado de color los sacamos a una fuente de servir y los rociamos con la salsa que han dejado en la plancha. Listos para comer.

Sugerencia útiles:

Hay que cerciorarse bien de que los que nos venden no han sido descongelados en el mostrador, si así fuera no volver a congelarlos.

Si los llevamos frescos, sin haber sido congelados, debemos congelarlos rápidamente y el proceso de descongelación,  debe ser muy lento y dentro de la nevera, esto hará que al consumirlos los caparazones no se queden  pegados.

De esta salsa ajilimoji, no importa que hagáis más cantidad, aguanta perfectamente en la nevera para sucesivas utilizaciones, pero las proporciones son las que os indico. Yo tengo la costumbre de echar todos sus ingredientes en un frasco de cristal y agitarlo, de esta forma emulsiona con más facilidad.

Una vez que los langostinos cambien de color, rápidamente fuera de la plancha, de lo contrario se quedan duros y secos.

Langostinos al brandy

Es un aperitivo estupendo y un primer plato de escándalo, solo hay que variar las cantidades. Estas Navidades los hemos tomado, en casa de mi hermanito con Ron miel, bebida que yo no conocía, porque soy un poco primitiva, y todavía nos estamos recuperando de la impresión. Después de esto creo que los podemos hacer con tantas bebidas como encontremos en el mercado. 

Ingredientes para 4 personas

  • 16 langostinos hermosos
  • 1 vaso de brandy
  • 1 vaso de aceite de oliva
  • 4 o 5 ajos
  • Sal y unas hojas de eneldo, si lo tenemos fresco mejor que mejor, pero también vale seco

Elaboración

Seleccionamos los mejores langostinos, de manera que no tengamos alguno con la cabeza aplastada o similar. Los colocamos en una fuente de horno, salamos y ponemos las hojas de eneldo por encima. Picamos las ajos en laminas finas y los repartimos por la fuente, a continuación los rociamos con aceite de oliva, no es necesario que los cubra, pero si tiene que ser una cantidad abundante y, por último, añadimos el brandy. Dejamos macerando en la nevera entre 2 y 3 horas.

Precalentamos el horno a 170º / 180º también el grill, introducimos la bandeja tal cual, en la parte media del horno, durante 10 minutos aproximadamente.

Tendremos que controlar que no se doren en exceso por arriba, y si es necesario ponemos un papel de aluminio sobre puesto.

Los sacamos a una fuente de servir, sin olvidarnos poner la salsa por encima, que está de rechupete. Y que no nos de vergüenza mojar pan, que no hacerlo sería un pecado.

Langostinos con mayobravas

Estos langostinos pueden ser un plato individual, con lo cual tendréis que contar las unidades que irán en cada plato, si es un picoteo con dos o tres langostinos por comensal serán suficientes, pero como siempre vosotros decidís. 

Ingredientes:

  • 12 langostinos
  • 2 patatas medianas
  • Sal gorda
  • ½ taza de mayonesa
  • ½ taza de salsa brava

Elaboración:

En un cazo, ponemos a cocer agua con sal en cantidad suficiente para cubrir los langostinos (60 grs. de sal por cada litro de agua). Cuando rompa a hervir echamos los langostinos y esperamos hasta que el agua cueza de nuevo, en ese momento contamos 2 o 3 minutos y los sacamos del agua.

Tenemos preparado un bol con agua helada, sal y cubitos de hielo, según sacamos los langostinos de la cocción los vamos echando en el bol y los dejamos en la nevera hasta el momento de montar el plato (si tenéis agua de mar no lo dudéis)

En el agua de cocer los langostinos ponemos las patatas enteras y sin pelar, las pinchamos con un tenedor por varias partes para que se cuezan antes y cojan lo que puedan del sabor de los langostinos. Las dejamos cocer hasta que estén tiernas.

Mezclamos las salsas a nuestro gusto, para lo cual tendremos que probarla y dejarla en el punto exacto que nos guste, teniendo en cuenta que no debe de ser muy picante para que no se coma el sabor de los langostinos, ni demasiado insípida para dar alegría a las patatas (veréis como enseguida encontráis el punto)

Una vez cocidas las patatas las pelamos y partimos a nuestro gusto, las vamos colocando en una fuente con un poco de la salsa obtenida, sin olvidar echar unos granos de sal gorda por encima.

Pelamos o no, los langostinos y los vamos colocando con las patatas, ponemos un poco de salsa en la fuente y el resto lo dejamos en la salsera que seguro no vuelve a la cocina.

Sugerencias útiles:

Si no tenéis buena mano con la sal de cocer los mariscos os recuerdo que en el súper y en las pescaderías venden agua de mar y ésta si que viene en su punto.

Para poner por encima del marisco y las patatas viene muy bien la sal en escamas, pero la podéis sustituir por sal gorda sin ningún problema.

En cuanto al tiempo de cocción de los mariscos, yo me guío por el cambio de color de los mismos, en ese momento los saco del fuego. Hay quien prefiere los tiempos en minutos pero este a veces depende del tamaño del bicho, vosotros elegís. En cualquier caso, mejor poco hechos que pasados.  

Langostinos en ajoblanco

En este caso vamos a preparar el ajoblanco con piñones castellanos, de Pedrajas a ser posible, ya sé que son un poco caros, pero estos langostinos tigre bien lo merecen.

Ya os dije en la primera receta de esta exquisita crema de verano que se podía hacer en plan pobre, al estilo del abuelo Vicente, mi suegro, o ponernos todo lo finolis que queramos, como en este caso, de ninguna de las maneras el Ajoblanco os va defraudar, pero cuanto mejor, mejor.

Ingredientes para 4 personas:

  • 100 grs. de piñones
  • 150 grs. de pan candeal
  • 1 litro de agua muy fría
  • ½ ajo, o un poco menos
  • 100 ml. de aceite de oliva (a mí me gusta suave)
  • 30 ml. de vinagre de jerez
  • 16 langostinos,
  • Para acompañar: Vino de Jerez muy frío

Elaboración:

Preparamos el “Ajoblanco andaluz“, o podéis prepararlo según vuestra costumbre.

Pasamos los langostinos por la plancha, sobre un poco de sal gorda, cuando veamos que van cambiando de color los damos la vuelta y los rociamos con un poco de vinagre, los sacamos inmediatamente del fuego y los vamos colocando sobre el ajo blanco que ya tendremos preparado en el plato de servir.

Hay quien este paso lo hace en crudo, a modo de un carpacho, yo ya sabéis que desde que se inventó el fuego estoy apuntada a cocinar las cosas, pero tened en cuenta que los langostinos sólo tienen que ver la plancha.

Opcional: Cuando ya tengamos el ajo blanco preparado, lo perfumamos con el jugo de alguna de las cabezas y lo ligamos bien.

Extendemos en la base de un plato una parte del ajoblanco y colocamos encima los langostinos planchados. El resto del mismo lo ponemos en vasitos para acompañar este aperitivo (esto es sólo una sugerencia de presentación).

Un vino de Jerez muy frío será el acompañamiento ideal para este aperitivo

Langostinos rebozados

Hay muy variados rebozados y muy variados productos a rebozar, con pan rallado, harina en sus diferentes variedades, con o sin huevo, en témpura, orly, etc., y por si esto fuera poco, cada maestrillo tiene su librillo.

Os voy a decir como hago estos langostinos (o gambones, gambas, incluso alguna vez ostras, aunque estas no gustaron mucho, con lo que no figuran en el blog).

Luego está el origen de los rebozados, aunque todos creen haberlos inventado, los romanos, por la merluza a la…., los japoneses con las témpuras y nosotros tan calladitos.

Pues no, parece ser que fueron los jesuitas españoles y portugueses, quienes en el siglo XVI, aterrizaron (por mar claro) en Japón para enseñarles a hacer rebozados, aunque ellos ya debían de freír alguna cosilla, pero con lo mal que trataron a los pobres frailes, mejor que no les hubieran enseñado nada. 

Ingredientes para un aperitivo de 4/6 personas:

  • 300 grs. de langostinos
  • 2 cucharadas soperas de harina
  • 1 cucharada sopera de maicena
  • ½ cucharada de levadura
  • Cerveza muy fría (si no os gusta la cerveza podéis utilizar agua con gas)
  • 1 poco de colorante alimentario, o azafrán o cúrcuma, a vuestro gusto
  • 1 ajo (o más, si os gusta mucho su sabor)
  • Unas hojas de perejil
  • Sal y aceite para freír
  • Opcional: 1 huevo 

Elaboración:

Quitamos las cabezas y pelamos los langostinos, dejándolos sólo con la colita, y con ayuda de un palillo sacamos el intestino (tripilla negra que recorre todo su cuerpo) los lavamos y dejamos escurriendo sobre un papel de cocina.

Hacemos un majado con el ajo, el perejil y un chorrito de aceite (muy poco aceite, sólo para envolver el majado)

En un bol tamizamos las harinas, junto con la levadura y un poco de sal (1), vamos echando cerveza o agua, la que nos pida, el resultado final debe de ser muy ligero, como unas natillas, incorporamos el majado y removemos bien, lo espolvoreamos con un poco de colorante amarillo, probamos como está de sal por si hubiera que rectificar, lo dejamos reposando en la nevera, unos 30 minutos, para que se conserve muy frío.

Ponemos una sartén en el fuego, con aceite suficiente para freír, y cuando esté caliente, cogemos los langostinos por las colitas, los rebozamos en la masa y los freímos, con dos o tres minutos será suficiente, los escurrimos sobre papel de cocina y a la mesa, mejor calientes que fríos.

(1) Nota: si decidimos utilizar el huevo, lo echaremos en el momento de mezclar las harinas, no hace falta batirlo. Yo no lo uso, en este caso, porque me gusta una masa muy ligera y, que dentro de un orden, coja poco aceite.

Sugerencias útiles:

El ajo tiene un sabor muy invasivo y yo prefiero que aromatice un poco la salsa sin que me tape el sabor de los langostinos. Lo mismo con el perejil. Probad hasta que encontréis el sabor que más os guste.

El día que vayáis a hacer este plato, podéis pensar también, en unas verduras rebozadas, para aprovechar los restos de masa, porque es difícil calcular con exactitud la que vamos a utilizar y no están las cosas para tirar nada.

También la podéis congelar y guardarla para otra ocasión, requisito indispensable, descongelarla el tiempo que haga falta dentro de la nevera.

Sobre Las comiditas de mami

Quizás te interese

receta de gumbo

Receta gumbo

Contenido de la receta Receta gumboIngredientes para 2 personasTiempo de preparación y dificultadPreparación Receta gumbo …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *